martes, 1 de abril de 2014

El reloj un accesorio masculino


Nos guste o no, el reloj de pulsera dice más de ti que los zapatos que puedas vestir o el auto que estacionas en el garage. ¿Cómo así? Claro, los zapatos son temporales, el valor de un automóvil cae en cuanto sale de la concesionaria, pero un buen reloj es eterno. Es el único elemento que el hombre mantiene con él siempre y un identificador instantáneo de la “estación” en que vive.

Los relojes pueden venir en diferentes estilos y tamaños, y pueden ser usados ya sea como un accesorio funcional o como una pieza de joyería con gran estilo. Aunque hoy en día está bien visto usar un reloj como quieras y cuando quieras, hay ciertas pautas para aquellos que no están seguros de su sentido de la moda o para quienes quieren seguir las reglas de etiqueta. 

Usar un reloj de forma diaria significa escoger uno que sea cómodo, duradero y neutro. Aunque los relojes de estilo más formal son a menudo más caros también deben reunir ciertos requerimientos de estilo. Aqui algunos consejos basicos para su uso:

1 - Escoge un reloj para usarlo diariamente. Debe ser neutral y duradero, ya que lo vas a usar en el trabajo, para hacer recados, o simplemente en tus ratos de ocio. El acero inoxidable es una elección popular ya que cumplen con estos dos requisitos: son neutrales y resistentes, pero la gente escoge relojes básicos hechos de todos tipos de materiales diferentes, incluyendo plástico y caucho.

2 - Usa un reloj elegante para eventos que requieran ir vestido formalmente, por ejemplo bodas, bautizos, funerales, fiestas o cenas formales, para ir a la ópera o al teatro u otros eventos formales. Un reloj formal debe estar hecho de un metal precioso (plata, oro, o platino), y su diámetro no debe exceder 1.6 pulgadas (41 mm). Deben ser analógicos y verse discretos. El reloj formal debe estar hecho del mismo metal que el resto de tu joyería o accesorios. Por ejemplo si estas usando gemelos de oro deberias usar un reloj de oro.

3 - Debes saber cuándo usar un reloj deportivo. Usualmente están hechos para determinado uso durante una actividad o evento, y puede ser un reloj para hacer submarinismo, para carreras, un reloj de piloto, un reloj militar o un reloj todo propósito. Usa tu reloj deportivo cuando lo vas a necesitar para tomar el tiempo, medir profundidad o velocidad, como brújula o cuando vayas a usar cualquier otra característica especial que tenga el reloj. Aparte de los deportes, puedes usar un reloj deportivo con una camisa de manga larga o incluso con una corbata en eventos casuales, que no sean formales. Los expertos de moda no recomiendan usar un reloj deportivo con un traje.

4 - Usa un reloj para vestir. Escoge uno con una correa fina negra o marrón para usarlo en eventos que requieran un atuendo semi-formal, como una chaqueta. Trata de que la correa de tu reloj haga juego con el color de tus zapatos y de tu cinturón. Esto hace que tu look en general se vea más coordinado y sofisticado.

5 - Decide en cuál muñeca vas a usar el reloj. Escoge la muñeca con la que te sientas más cómodo al usarlo y donde tu reloj no entorpezca tus movimientos. Esta es típicamente la mano no dominante, pero es decisión de quien se lo vaya a poner.

6 - Ajústalo al tamaño correcto. Un hombre nunca debe usar su reloj de pulsera suelto alrededor de su muñeca. Debe ajustarle perfectamente, sin estar muy apretado ni muy suelto.

7 - Escoge un reloj de bolsillo si es tu estilo. Si estás usándolo con un chaleco, pon tu reloj en el bolsillo que sea más conveniente para ti, luego pasa la cadena del reloj a través del agujero del botón y coloca el llavero en el bolsillo del otro lado. Si lo estás usando con un pantalón caqui o con jeans, simplemente coloca el reloj en el bolsillo que te resulte más conveniente, pasa la cadena del reloj por uno de los pasadores del cinturón y prénsalo, dejando el llavero expuesto.

El reloj es sin duda alguna el complemento preferido por muchos hombres. Los hay que lo usan sólo para saber la hora, los hay que lo usan como un complemento más de moda y para ir conjuntado. Sea cual sea tu caso, lo que está claro es que no vale cualquier reloj para cualquier hombre debemos usar siempre el adecuado a nuestro estilo.

Saludos y hasta la proxima  

Publicado el martes, 1 de abril de 2014 por @Cyberprimo

domingo, 9 de marzo de 2014

Dokkōdō - El camino de la soledad


El Dokkōdō (El camino que se debe seguir solo) es una obra escrita por Miyamoto Musashi una semana antes de su muerte en 1645.

Miyamoto Musashi fue un guerrero famoso del Japón feudal. También es conocido como Shinmen Takezō, Miyamoto Bennosuke, o por su nombre budista Niten Dōraku. Su nombre completo es Shinmen Musashi no Kami Fujiwara no Genshin (“No Kami” es un título nobiliario, mientras que “Fujiwara” es el nombre de una importante familia noble de aquella época). Es autor del reconocido tratado sobre artes marciales titulado El libro de los cinco anillos (Go-rin no sho), libro que por cierto recomiendo mucho. 

Miyamoto Musashi murió el 19 de Mayo del segundo año de Sosho (1645). Una semana antes, el día 12 de mayo, había terminado de redactar un manuscrito conocido como Dōkko-Dō (“la Vía que ha de seguirse solo” o “la Vía de la Autodisciplina”). Es una obra breve consistente 21 preceptos o normas para observar una vida de profunda honestidad y ascética autodisciplina. 

El Dokkōdō fue escrito cuando Musashi repartía sus posesiones para prepararse a la muerte y lo dedicó a su discípulo favorito Terao Magonojō.
 

La Vía que recorro por mí mismo 

1. Acepta todo exactamente de la manera que es. Jamás actuaré contrariamente a la moral tradicional. No contravenir la Via inmutable a través de los tiempos.

2. No busques el placer por su propio bien. Evitar buscar los placeres del cuerpo. Nunca intentaré aprovechar ningún momento de facilidad.

3. Bajo ninguna circunstancia, no dependas de un sentimiento parcial. No tengo parcialidad por nadie ni nada. Ser imparcial en todo. No dejarse arrastrar de la avidez en toda la vida.

4. Piensa ligeramente en ti y profundamente en el mundo. Pienso poco en mí mismo, pero mucho en la colectividad. No preocuparse por los asuntos egoístas.

5. Mantente separado del deseo a lo largo de toda tu vida. Estoy libre de codicia a través de mi vida. No estar celoso jamás de los demás, ni en bien ni en mal.

6. No te arrepientas de lo que has hecho. Nunca lamento lo que he hecho. No tener rencor o animosidad hacia sí o hacia los demás.

7. Nunca seas celoso. De ningún modo envidio a otros por su buena suerte, o me quejo de la mía si es mala. No tener ningún deseo de querer.

8. Nunca te entristezcas por una separación. Nunca me aflijo por la separación de alguien o de algo, en ningún momento. No estar triste por ningún tipo de separaciones.

9. El resentimiento y las quejas no son adecuadas ni hacia ti mismo ni hacia otros. Nunca reprocho nada a mí mismo o a otros, nunca me quejo sobre mí mismo o sobre los demás

10. Nunca permitas que te guíe la lujuria o el amor. Nunca sueño en sucumbir bajo el enamoramiento (o apasionamiento) por una mujer. No ser jamás cobarde por culpa del cuerpo.

11. No tengas preferencias en ninguna cosa. Gustos y aversiones, no tengo ninguno. No buscar jamás el bienestar personal.

12. Se indiferente hacia en donde vives. Sea como fuere el lugar donde vivo, jamás tendré ninguna objeción en su contra.

13. No persigas el probar buena comida. Nunca deseo comida refinada para mí. No buscar los platos más refinados para contentar el cuerpo.

14. No te aferres a posesiones que ya no necesites. Nunca tengo objetos antiguos ni curiosos bajo mi posesión. No rodearse de ninguna cosa preciada en toda la vida.

15. No actúes siguiendo costumbres o creencias. Jamás realizo purificaciones o abstinencias supersticiosas para protegerme contra las malas influencias.

16. No colecciones armas o practiques con ellas más allá de lo útil. No tengo gusto por implementos de ninguna clase, exceptuando espadas y otras armas. No ser tentado por ningún objeto a pesar de las armas.

17. No temas a la muerte. Jamás resentiré de mi vida encausada hacia la rectitud. Consagrarse enteramente a la Vía sin temor, hasta la muerte. Aunque el cuerpo sea viejo, no tener deseos de la muerte.

18. No busques poseer bienes o feudos en tu vejez. En absoluto deseo tener ninguna posesión que me otorgue comodidad en mi vejez.

19. Respeta a Buda y a los dioses sin contar con su ayuda. Venero a Dioses y Buddhas, pero nunca pienso depender en ellos.

20. Puedes abandonar tu cuerpo pero debes perseverar en el honor. Más pronto prefiero dar mi vida que deshonrar mi buen nombre. La espada no se desenvaina a la ligera.

21. Nunca te apartes del Camino. No abandonar nunca la Vía de la táctica. Nunca, ni por un momento, ni en cuerpo ni alma, me apartaré de la Vía del Sable.

Publicado el domingo, 9 de marzo de 2014 por @Cyberprimo

lunes, 17 de febrero de 2014

La Renovación del Águila


El águila es el ave de mayor longevidad de su especie; llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40 años, deberá tomar una seria y difícil decisión. 

A las cuatro décadas de vida sus uñas se vuelven apretadas y flexibles, sin conseguir tomar a sus presas con las cuales se alimenta. 

Su pico largo y puntiagudo se curva apuntando contra su pecho, sus alas envejecen y se tornan pesadas y de plumas gruesas. Volar se le hace ya muy difícil. Entonces el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar su doloso proceso de renovación, que durará 150 días. 

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. 

Después, al encontrarse en el lugar, el águila comienza a golpear con su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo. Luego de hacer esto, esperará el crecimiento de un nuevo pico con el que desprenderá una a una sus uñas talones. Cuando los nuevos talones comienzan a nacer, comenzara a desplumar sus plumas viejas. 

Finalmente, después de cinco meses muy duros, sale para el famoso vuelo de renovación que le dará 30 años mas de vida. 

Situaciones parecidas nos suceden a lo largo de la vida. Hay momentos en que parece que ya hemos dado en nuestro trabajo, entorno familiar, con la pareja, amigos, todo lo que teníamos. Pareciera como si hubiéramos agotado nuestra creatividad y que ya no tenemos mucho que aportar. 

Nuestra vida suele verse gris y envejecida. ¡Estamos en un punto de quiebre!. O nos transformamos como las águilas o estaremos condenados a morir. La transformación exige, primero, hacer un alto en el camino,tenemos que resguardarnos por algún tiempo. Volar hacia lo alto y comenzar un proceso de renovación. 

Solo así podremos desprendernos de esas viejas uñas y plumas para continuar un vuelo de renacimiento y de victoria. Y ¿cuáles son esas plumas y uñas de las que tenemos que desprendernos?. Pues, cada uno puede identificarlas fácilmente en sus vidas: son aquellas actitudes, vicios y costumbres que nos impiden el cambio, que nos atan al pasado, a la mediocridad a la falta de ánimo para empezar la lucha. 

En otros puede tratarse de resentimientos, complejos, baja o alta autoestima, que nos nublan la vista y la capacidad de ser objetivos con nosotros mismos. Debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causan dolor. Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae...

Saludos y hasta la proxima

Publicado el lunes, 17 de febrero de 2014 por @Cyberprimo

viernes, 7 de febrero de 2014

La vida es como una mujer

 
La vida es como una mujer. El hombre que dice que comprende a las mujeres está fanfarroneando. El hombre que piensa que las entiende es un ingenuo. El hombre que pretende que las entiende miente. El hombre que quiere entenderlas es un iluso. Por otra parte el hombre que no dice que las entiende, que no cree entenderlas, que no pretende entenderías, que ni tan sólo desea comprenderlas, ¡él las comprende!

Y así es como también es la vida. La vida es una mujer. Trata de entender la vida y te verás envuelto en un lío. Olvídate de entenderla. Sencillamente vívela y la entenderás. La comprensión no será intelectual ni teórica. La comprensión será total. La comprensión no será verbal, será no verbal. Eso es lo que queremos decir cuando decimos que la vida es un misterio. Puede ser vivida, pero no resuelta.

Saludos y hasta la proxima

Publicado el viernes, 7 de febrero de 2014 por @Cyberprimo

martes, 21 de enero de 2014

Con el Tiempo


Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, que el amor no significa acostarse y una relación no significa seguridad; y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas; y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos.

Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Que hay que plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno vale, y con cada día... uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por compañía a tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero. Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba ya no tiene ningún sentido.

Publicado el martes, 21 de enero de 2014 por @Cyberprimo

Copyright © Cyberprimo.com - All Rights Reserved
Siguenos en: Facebook, Twitter y Google Plus